Torteyando

Publicado por Karla Torteya en REFLEXIONES el 5 de octubre, 2015.

¿Qué es lo que haces, Karla? ¿Cómo se llama? ¿Es yoga?

¿Qué es lo que haces, Karla? ¿Cómo se llama?

Estas son unas de las muchas preguntas que me plantean antes de trabajar conmigo, ya sea en sesiones individuales, grupales, de pareja o talleres.

Soy Psicóloga, y desde siempre he tenido una relación cercana con mi cuerpo, desde el baile, deportes, competencias, hasta el trabajo energético y espiritual.

He creído y vivido firmemente que la relación cuerpo-mente-espíritu es más que real, es la verdadera psicología. Esto me impulsó a irme por caminos que parecerían dispersos para algunos pero en mi SER tenía la intuición que todos se unían al final. Para mi la dispersión significa expansión y la gente que choca con esta conducta son obstáculos para el crecimiento.

Aparte de estudiar Psicología, estuve toda mi carrera en el Departamento de Psicofisiología y Neuropsicología y me especialicé en Neuropsicología General e Infantil. Al mismo tiempo, estaba en el equipo representativo de gimnasia aeróbica deportiva de la Universidad y también estuve en danza clásica y después contemporánea en la Universidad. También formé parte de la compañía de teatro y danza contemporánea del área médica. Como te habrás dado cuenta, esta inquietud tenía un fin: la integración del SER. Pedacitos allá, pedacitos acá, era para mi un rompecabezas. En lugar de enviar esas piezas a la cabeza y razonarlas, optaba por hacerlas y no solo eso sino que las sentía; las vivía.

Lo anterior junto a mi experiencia en la Maestría en Ciencias del Ejercicio de la Facultad de Organización Deportiva me ayudó a canalizar mis conocimientos y reafirmar que el Facultad de Organización Deportiva humano es un todo, que no somos partes como un auto o una cosa, que somos complejos y que todo tiene una misma raíz: VIVIR el SER, lo que uno ES.

Con el tiempo seguí estudiando y sobre todo vivenciando toda oportunidad que se presentaba en el camino de ésta loca llevada por su pasión: el verdadero SER. Me topé con Dance Movement Therapy, Psicoballet, Psicología Deportiva así como con muchas formas de movimiento: acuaerobics, terapias de rehabilitación en agua, entrenamiento de alto rendimiento, kinesiología, metodología deportiva, conocer y sentir la danza árabe, capoeira, danzas africanas, artes marciales y posteriormente una Maestría en Terapia Corporal que me llevó a integrar de una forma más especifica el cuerpo con la psique y la conducta. En la terapia corporal también descubrí el Chi Kung y las técnicas del maestro Mantak Chia, Los 5 Ritmos de Gabrielle Roth y su forma de trabajo con el cuerpo para llevarlo al espíritu, técnicas de respiración holotrópica, las danzas de Gurdieff, masajes terapéuticos y muchas más vivencias corporales que agradezco, atesoro y sigo encontrando e integrando para el desarrollo de mi técnica personal de trabajo terapéutico.

Pero entonces ¿qué hago?

Trabajo desde la simplicidad del cuerpo para lograr cambios permanentes en la percepción, conducta, emoción, cognición y espíritu en las personas que quieren una vida más plena.

Le llamo "simplicidad" porque es un sistema fácil para aprender para tomar conciencia de ti mismo y de tu vida por medio de la experimentación de sensaciones corporales que han estado dormidas o que no han sido enseñadas a comunicarse porque están bloqueadas por alguna emoción o situación de tu vida que no ha sido expresada o que simplemente que se ha anclando a algún “programa de conducta” que hace que reacciones de igual forma en sensación, emoción, pensamiento y conducta a ciertas situaciones. Un ejemplo claro podría ser “cuando quería que estar con mi Papá y él trabajaba todo el día. Al llegar, en la noche, me regalaba algo para compensar su ausencia”. Esta provoca que se instale la relación "amor = regalos" o "no presencia = compensaciones económicas".

Todo esto se da porque somos un complejo, un todo, que como una red se integra lo de adentro: lo que sientes, la emoción, lo que piensas, lo que haces; con el afuera: lo que me dan los demás, lo que siento del afuera por medio de los sentidos, lo que huele, lo que se escucha, lo que provocan en mi, el medio ambiente, etc; y con la cultura, religión y muchas otros factores.

Mi propuesta es llegar desde lo simple a lo complejo y trascender el “juicio” a la conciencia por medio de la aceptación y del amor; entonces se podrá llevar tu mundo y el mundo que te rodea del “pesar” a la PAZ. En pocas palabras; pasar de vivir en el POZO al GOZO a través de la sabiduría que te otorga el tener conciencia de ti y más específicamente de lo que tu cuerpo habla.

¿Y cómo se llama?

Esta pregunta, como todo, ha estado en evolución, en crecimiento, en proceso. Hoy en día, me gusta lo que he llegado a hacer por medio de esta forma de vivir, así que la idea era encontrar un nombre que englobara lo que era, lo que hacía. Me gustó el nombre de SER, porque esa eso es -a fin de cuentas- mi meta de vida

Esto es SER Movimiento con Karla Torteya

Una serie de técnicas aplicadas a la vivencia de sentir las emociones por medio de la conciencia corporal para la reorientación de nuestras conductas y llegar a nuestro SER real para vivir con plenitud.

Con cariño

Karla Torteya